La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

viernes, 16 de septiembre de 2011

¿Por qué educo en casa?

Por si aún no quedaba claro, nosotros educamos en casa. Esta decisión implica necesariamente que:
- Es una decisión meditada, tomada con base y tras un periodo de reflexión.
- Que es una opción que da más trabajo, lo que implica que no podemos concluir que se toma por comodidad.
- Que hemos considerado los pros y contras de educar en casa o hacerlo en el sistema escolar.

Llevo varias semanas asistiendo a las reuniones del grupo de Educación que nació en las jornadas del 15M en mi ciudad. A pesar del nombre, poco hemos hablado de educación y mucho de sistema escolar; algo que a mi, no solo no me parece lo mismo, sino que me parece contrario. Casi todos los miembros que la componen son profesores que, evidentemente, luchan por conseguir mejoras laborales o salariales y aseguran querer una enseñanza de calidad y que los recortes presupuestarios van a incrementar las diferencias entre las escuelas públicas y las privadas. Pero pocos tienen la valentía de asumir que ellos son parte responsable de que el sistema sea tan rematadamente malo. Un sistema de educación cuyo fracaso escolar es del 31 % debía de llevarnos a todos (familias, políticos, pero también profesores) a replantearnos la situación. Pero como decía Einstein: Ningún problema puede ser resuelto en el nivel de conciencia que lo generó. O lo que es lo mismo, que tienes que dar un paso atrás o hacia arriba, para poder ver con perspectiva el problema del cual si eres profesor, eres parte. 
Anuncio que respeto a los profesores porque hacen un trabajo que yo no podría hacer. Sé que no sería feliz entrando a un colegio todas las mañanas y metiéndome en un aula durante cinco horas con quince o veinte niños... y menos si eso es lo único que he hecho en mi vida, desde que tenía cuatro o cinco años.   Yo no sería feliz... otra cosa por ver es si ellos lo son. Y este aspecto es importante porque la calidad de  la educación que ellos van a proporcionar a los niños tiene que ver, entre otras cosas, con la felicidad, entusiasmo, generosidad y paciencia que sean capaces de transmitir a sus alumnos. Y esto no es cuantificable en los presupuestos generales del estado. 

Desde dentro, el problema parece irresoluble porque los profesores, de hecho, son un producto moldeado por más de veinte años de actividad escolar. O sea, que no han conocido otra manera de hacer las cosas... aunque haberlas, haylas (que dice el dicho). Sin embargo, mucho se ha escrito sobre educación, neurociencia, psicología... para que podamos avanzar certeramente. Quizá podemos comenzar por leer algunos libros que puede que nos den ideas:

- Piaget. Sus trabajos sobre el desarrollo y las etapas del niño (creo que son de obligado estudio o al menos lo eran hasta hace poco en las facultades). Si lees a Piaget y te lo crees, entonces no obligas a niños menores de siete años a estar sentados durante horas. Los niños aprenden en esta etapa (sensoriomotriz) a través de los sentidos y el movimiento. Hacer que un niño de cinco años rellene fichas es, no solo una pérdida de tiempo, sino contraproducente, ya que deja de hacer las cosas que hace un niño de cinco para aprender.
- Rebeca y Maurizio Wild.  "Educar para Ser", "Ser para Educar"... Sobre cómo crear una escuela activa libre. Además en casi todas las provincias hay ya escuelas de este tipo, por lo que quizá sería interesante que los profesores pudieran ir a ver cómo y qué se educa allí.
- Claudio Naranjo: "Cambiar la educación para cambiar el mundo". Reflexiones en voz alta sobre la finalidad última de los procesos educativos y el tipo de sociedad que sostiene.
- Sue Gerhardt (neuróloga): "El Amor maternal" sobre el cerebro del bebé y cómo se desarrolla.

Muchas familias de mi entorno han escolarizado a sus hijos a los seis años de edad. Estos niños, provienen de escuelas libres o de educación en casa. Observamos, perplejas, como a los niños se les pone media hora de dibujos animados en la clase (cuando muchas de estas familias tienen restringido ver la televisión a sus hijos por sistema). O como el primer día de clase, en cuarto de primaria, un profesor joven reparte unos termómetros dibujados en papel para que los niños peguen estrellas si hacen las cosas bien y las quiten si las hacen mal. Cosas que están mal hechas en clase para este joven profesor de primaria, hasta el momento:
- No acabar la tarea encomendada a tiempo. El tiempo que tienen para hacerla lo marca él, claro. 
- Que se te caiga un libro al suelo. 
(Estos tres días de colegio han dado para esto). 

El problema se agrava porque además de la presión y el nefasto resultado psicológico de un niño poniéndose y quitándose estrellas de un termómetro (algo que los adultos debemos después, si queremos ser mínimamente felices, quitarnos en terapias muy dolorosas), se añade el termómetro grupal.  Es decir, si un niño termina tarde, no sólo se quita una estrella de su propio termómetro (cosa ya de por sí, malsana), sino que se la quita a toda la clase. Este tipo de profesores no pueden alegar que la televisión hace violentos a los niños o que en las familias no se les educa correctamente. Él es el principal motor de violencia en ese aula... el problema es que ni lo sabe. 

Ayer me decía una amiga muy sabia, que desde el siglo XVIII hemos perdido la oportunidad de saber cuál es el verdadero potencial del ser humano, pues los niños han aprendido lo mismo de la misma forma con postulados exactamente iguales que los llevan a conclusiones similares. Creo que tiene razón.

Yo educo en casa por el mismo motivo que, los hijos de profesores de izquierdas de la educación pública en este país no van a misa... ¡porque no me lo creo!


Por si aún no lo habéis visto...

23 comentarios:

Imperfectita dijo...

Querida Mónica. Me ha gustado mucho tu post y tu reflexión. Yo misma soy docente y me gustaría añadir un par de comentarios.
Primero de todo me parece que la opción de educar en casa es maravillosa, de hecho, y esto es lo que los maestros en su gran mayoría opinan, es LA educación más importante que un niño recibe. Aunque vaya a la escuela. Otro problema es que por motivos económicos o por otras razones, muchos padres no sean capaces de hacerlo.
Entonces no hay otra que mandarlos al"cole". Bueno...si solo fuera el cole, y no el comedor, la extra escolar, el inglés y la danza contemporánea. Pero dejémoslo ahí.
Es cierto que muchos docentes no son felices en su trabajo. Como otros muchos médicos, abogados, banqueros y oficinistas. Lo que sucede es que su trabajo tiene mucha repercusión en seres humanos terriblemente vulnerables y dependientes: los niños. Entonces, creo yo que la labor docente también es terriblemente frágil y vulnerable. Y hay cosas como la sobrecarga lectiva-una hora lectiva no es una hora laboral, por mucho que algunos políticos nos lo cuenten así-hay cosas como la masificación en las aulas- 8 alumnos no es lo mismo que 25- y esto SI que tiene que ver directamente con los presupuestos del estado.
Después está otro punto muy importante que tú expones. La formación-preparación del docente. El año pasado trabajé en un instituto de educación secundaria obligatoria. Y vi mucha violencia. Mucha. De profes a alumnos, de alumnos a profes, de alumnos a otros alumnos, de profes a padres, de padres a alumnos, de padres a profes, de direccion a profes, de direccion a alumnos...la unica que se salvaba era la vedela, y muchas veces ni eso. Pero también vi mucho cariño. Mucho. Nunca en un lugar de trabajo he visto tantos abrazos, tantas sonrisas, tantos besos. Vi que a pesar de toda la mierda que nos rodea, alumnos y profes se quieren. En su gran mayoría. Y alumnos y alumnos. Y padres e hijos. Yo tengo muy buenos recuerdos de mis años en el cole. Es una lástima que habiendo tanta "materia prima" nos tengamos que hacinarnos, recluirnos, limitarnos de esa manera. Y aquí la responsabilidad recae totalmente en los adultos. En padres y profes.
Toda persona que está educando debe tener un trabajo personal profundo a sus espaldas. No debe tener miedo a cuestionar su forma de educar, o la forma en que ha sido educado. Debe ser valiente y cuestionarlo todo todo el tiempo. Debe tener una capacidad gigante de improvisación. Debe ser indulgente, bondados@ y cariños@.
Y en eso los niños son nuestros maestros.
Animo a todos los que educan a tomar este camino que es tan enriquecedor si quieren educar a sus hijos o a hijos ajenos.

Imperfectita dijo...

Ay soy Idoia desde Bilbao

Mónica de Felipe dijo...

Hola Idoia:
¡Qué gusto leerte!
Estoy de acuerdo contigo en varios puntos:
- La educación en casa, en este momento, no puede ser generalizada. No por motivos económicos (que hay familias que también), sino porque no es mayoritaria y a nuestra mente le cuesta abarcar alternativas a lo conocido o seguro.
- Que el dinero invertido no es la clave única de la calidad o falta de calidad de la enseñanza (ni lo que cobran los profesores) es evidente. Es una pieza más de la compleja ecuación, pero no la única. Por ejemplo, cuando ha habido dinero para gastar en la educación pública, ¿qué han hecho? Comprar ordenadores. Un gasto ingente que no ha aumentado la calidad de la enseñanza. Tener un buen laboratorio solo sirve si tienes un buen profesor de química. Si no, solo es un mueble. Yo no veo a la comunidad educativa (profesores, padres, madres, alumnos...) hacer huelgas para que quiten los deberes a los niños, o para dejar de hacer las evaluaciones a los que les obliga las consejerías o protestar por la presión a la que someten a los niños.. (si se han hecho, y yo no me he enterado, rectificaría encantada).
Creo que es mejor para todos dejar de ser víctimas y comenzar a cambiar aquello que no nos gusta. Y, digo yo, que si se es profesor del sistema público y quieres ofrecer una educación de calidad... pues hazla! Ya sé que no es tan fácil como hacer lo que siempre se ha hecho. El problema es que tenemos que desmontarnos, desaprender y asumir los propios errores.

Te dejo el enlace de un artículo que titulé Educadores. No precisamente pensando en los profesores del sistema escolar, aunque también.
http://grupomaternal.blogspot.com/2010/12/educadores.html

Un hondo abrazo.
Mónica

Imperfectita dijo...

Mil gracias por el link! También me apunto los libros que aconsejas.
El tema es tan profundo. ¿Por qué no hacen huelgas los profes y alumnos, tan agobiados por las evaluaciones, los deberes, los contenidos,la burocracia, los exámenes, la sobre-exigencia y competitividad voraz?
Supongo que por la misma razón por la que en estos locos tiempos no salimos a la calle a protestar mucho más.
Creo que en el fondo todavía nos creemos que hay que sufrir para ganarse el pan, que letra con sangre entra, que el esfuerzo es totalmente necesario para aprender. Que somos vagos. Que los niños son malos. Que sufrir es bueno...hablabas de misa, ¿te suena todo esto no?
Hay tanto por desmontar.Tanta laicidad por ganar.
Pero escuchar a los niños es sano, porque ellos todavía no están tan condicionados por todo esto.
Ellos todavía se lo quieren pasar bien. Bueno algunos. Menos mal.
Un abrazote hermosura!

Anónimo dijo...

Que interesante el artículo!!! Yo estoy meditando aún si educaré en casa a mi hijo o no....
Lo que más me carcome la cabeza es pensar que yo crecí en esta sociedad y fuí a la escuela (tengo estudios universitarios completos), o sea que creatividad fue cercenada en gran medida, y eso puedo verlo en mi accionar varias veces por día.
Entonces mi duda es: Yo podré nutrir con más libertad a mi hijo??? con que herramientas cuento yo que sean mayores o superiores a las de un amaestra de escuela???
Esa es mi gran cuestión...

Mónica de Felipe dijo...

Interesante tu pregunta, Anónimo. Pero he de confesar algo. Cuando dejas que un niño irrumpa en tu vida y te propones acompañarle con respeto, comienzas a reencontrarte con tu propio niño interior. Por eso hay gente que no soporta a los niños. Porque les causa dolor su propia infancia.
Es un viaje, un proceso lleno de lucidez y dolor, pero con la recompensa de volver a conectarte con toda tu creatividad y poder personal.

Anónimo dijo...

No tiene mucho que ver, pero supuse que os interesaría:

http://planocreativo.wordpress.com/2011/09/15/redescubriendo-la-concepcion-extracto-del-dvd-contenido-en-metagenealogia-edicion-de-lujo-editorial-siruela-alejandro-jodorowsky-y-marianne-costa/

Anónimo dijo...

Gracias Mónica por tu respuesta, para seguir pensando....
(Ah me llamo Marina, pero no puedo ingresar mi nombre).
Besos.

Mónica de Felipe dijo...

Gracias Marina.
Muy interesante el vídeo.
me lo llevo a mi otro blog.
Un abrazo.

Reyes dijo...

Hola Mónica,

Lo siento, discrepo contigo, yo no educo en casa porque no estoy capacitada para ello, creo que existen unos maravillosos profesionales que se han formado durante años para dedicarse a ello (por cierto, no soy profesora). Yo educo en casa en valores, a ser buenas personas, educadas y respetuosas, pero el tema formativo se lo dejo a los profesionales (por cierto, mis hijos no han ido ni a guardería, ni se quedan al comedor ni van a extraescolares). Es cierto que hay profesores quemados con el sistema y colegios que como padre no te van, la cuestión es encontrar un centro que encaje con tu forma de entender la vida. Tengo tres hijos, de 5, 3 y 18 meses. La de 5 acaba de empezar primaria y el de 3 segundo de infantil. Tienen unos profesores a los que adoran y que los motivan. Hacen alguna ficha, pero también hacen infinidad de actividades prácticas. Todos los días me cuentan las cosas nuevas que han aprendido y las batallitas de turno con sus amigos, porque no nos engañemos, el colegio también es un foro importantísimo en el que también aprenden a vivir en comunidad y a vivir en sociedad. Que el sistema es mejorable? Por supuesto, como todo, pero yo rompo una lanza en favor de los colegios.

Mónica de Felipe dijo...

Hola Reyes:
Me parece bien lo que dices. También los padres que llevan sus niños a misa están, no solo en su derecho, sino haciendo lo mejor para ellos. No seré yo quien obligue a las familias a no escolarizar. Ni se me ocurriría. Sé que muchos niños están mejor en el colegio que en casa (lo que ya es alarmante).
Lo que digo es que la escuela tiene que mirarse, reflexionar y reinventarse porque como es, sencillamente, no funciona. Y esto no lo digo yo, lo dice el 30 % de fracaso escolar. Y lo dicen también los profesores cuando se desahogan con sus amigos. Y te lo dicen muchos padres que no tienen la suerte que tú y que no están de acuerdo con los métodos ni las formas. Y te lo dicen los niños: con llantos cuando son pequeños, con TDHA de más mayores, con poca curiosidad por aprender...
Que cada familia escoja lo mejor para sí misma, faltaría más. Pero eso no quiere decir que el sistema funcione.

Lilith dijo...

Hola, soy Lilith. Yo creo que la escuela sí funciona, como criba. Es el primer aro que hay que cruzar y según avanzan las etapas vitales hay más aros que cruzar, unos estrechos y otros más holgados. Parece que lo que "gusta" y lo que es políticamente correcto es que la persona se adapte según el tamaño de los aros, rígidos e inanimados, en vez de construir aros flexibles que se adapten a las personas que pasen a través de ellos. La escuela pretende uniformizar a las personas. Como a mí me gusta la variedad física y psíquica, prefiero educar en casa. Y que mi hijo se construya sus propios aros con el material que quiera. Como si prefiere triánguloso hexágonos. Por cierto, nos conocimos en el Fihoo y me encanta cómo escribes. Un beso.

Mónica de Felipe dijo...

Hola Lilith:
Estoy de acuerdo contigo. Las escuelas no funcionan para educar según el concepto que ambas compartimos de educación. Pero, desde luego, tienen una finalidad definida que uno de los grandes teóricos de la desescolarización, Ivan Illich denominó "currículum oculto".
Por cierto, he curioseado por tus blogs y estoy entusiasmada con las muñecas que haces... mañana se las enseñaré a mi hija. Creo que les van a encantar. Si nos animamos a hacer alguna, te avisaré.
Un abrazo,
Mónica

Lilith dijo...

Hola de nuevo! Te leo por la calidad de tus artículos y porque estoy de acuerdo contigo. Para opiniones contrarias ya tengo a gente del entorno próximo, jeje, que prácticamente me obligan a debatir y defender mis razones en el mejor de los casos y a utilizar un par de tacos en el peor.
En cuanto a las muñecas, aún estoy en fase de estudio con el comportamiento de los materiales, pero la idea es hacer cursos a través de Skipe, comercializarlas en resina y escribir un libro sobre modelado de muñecas en arcilla polimérica (hay muy buenos libros en inglés y ninguno en castellano. Pero voy despacito. Y por supuesto, si os gusta el tema, estaré encantada de ayudaros en lo que pueda. Un beso.

aprendiendoaser dijo...

Muy buena reflexión.La verdad es que el tema es complejo, global, enorme y en crisis.
Quiero aclarar, que nosotros educamos desde casa, por más o menos las mismas razones que acá haz explicado.
Desde mi perspectiva el problema de la crisis de la escolarización tiene que ver con un cambio económico que a su vez nadie sabe con certeza para donde vamos, por lo tanto el sistema escolar que supuestamente prepara para un sistema laborar que está en plana extinción. Otro punto es el gran volumen de escolarizados y el mayor acceso a la información gracias a internet. Por otro lado la voluntad de los grandes capitales que manejan los poderes políticos. Entonces nos encontramos que no hay voluntad real de mejorar la educación, porque entonces como se contralara y se manejara tantas posibles mentes creativas y autónomas, que tomarán múltiples decisiones diversas y dispersas. Esas personas críticas, crearían nuevas opciones poco populares, no consumistas, pensando en bienestar personal, y creando espacios más concretos y eficientes, de energía, alimentos, etc.
Si uno es realmente crítico el sistema escolar es idea para contralar altos volumenes poblacionales. Cuando se decide por un sistema por una tendencia y otra, ¿quién decide que enseñar?, ¿cuándo?, etc.
El problema de Escolarización tiene que ver con la masividad con el supuesto mejor interés de la masividad y no con el mejor interés del individuo.
Es cosa de mirar alrededor, la gran mayoria de las personas adultas trabajan día a día en algo que no les gusta, y lo peor es que un su fuero interno saben y sabemos que no es lo que queríamos para nosotros. Ahora mi pregunta, ¿si hay tantos no-conformes, que es lo que nos está pasando que entre todos no podemos, no nos atrevemos,no queremos en hacer las cosas diferentes?

Anónimo dijo...

Hola Mónica

mi nombre es Daniela (mamá de tiempo completo), soy de México y tengo 2 hijas, una de 2 años y otra de 3 meses.

Por "costumbre" Mariana la de 2 tendría que iniciar la escolarización el próximo año , y la verdad es que me gustaría tanto que se quedaran en casa por lo menos hasta iniciar la primaria a los 6 años, tu dices que allá la educación es mala, creeme que acá es peor.
Lo que me detiene un poco es que no tengo ni la menor idea de como hacerle, no he encontrado un programa a seguir, si es que hay que seguir alguno y es que lo que no me gusta es que acá ahora califican las habilidades y competencias de los niños de preescolar y para iniciar la primaria deben pasar una largo examen, no me gusta que desde esta edad se sometan a los niños a tanto estrés, no me gusta que dejen tareas, pues los maestros se supone son los encargados de esta formación y pasan su trabajo a los padres.

¿sabes en dónde puedo conseguir información sobre educación en casa? de preferencia en México

Mira que ya he sido criticada por tener a mi hija de 2 años en casa y no haberla inscrito en guardería jajajaja la verdad eso si me mata de risa, ya quiero ver que me pasará cuando diga que será educada en casa jajajaja

¿Qué opinas de la educación Montessori?

te agradezco mucho tu post, estas cosas son las que me motivan a hacerlo

Saludos

Mónica de Felipe dijo...

Hola Damiela:
Tengo un post pendiente sobre Amor y Pedagogía. reo que un niño de dos años o de cuatro o de seis no necesitan más que dejarse fluir por la vida acompañados con el máximo amor y respeto que podamos proporcionarles. No necesitan un método para conseguir una finalidad que no es la de ellos. Mi hija aprendió a leer con el sistema fonético... pero porque ella quiso cuando ella quiso. Que un niño no sepa leer a los 8 años no es ningún fracaso. Lo que es un fracaso es que a los 15 no sepa qué significa lo que lee (analfabeto funcional) o que un incorrecto aprendizaje provoque disfunciones. Si esperas a que ella te diga qué quiere aprender y cómo, será muy fácil para ti acompañarla. Puede aprender los números del 1 al 100 con el Bingo (Lotto) o aprender a sumar y restar con garbanzos.
El sistema Montessori me gusta para los niños pequeños pero cuando ellos quieres aprender concretamente eso.
No sé mucho de educación en casa en México. Quizá en la web de la Asociación de Libre Enseñanza (ALE) puedas encontrar algún enlace.
Animo!

Anónimo dijo...

Hola amiga:
Me encanta tu decisión, y me encanta porq se nota que eres una persona preparada y dispuesta, lo cual garantiza que la educación que des será de gran calidad. Soy maestra, de infantil, concretamente, aunq con especialidad tb en primaria. Por cuestiones personales no he podido ni querido educar a mis hijos en casa, otra opción que me llena de orgullo, saber que mis hijos están aprendiendo en un sitio en el que confio plenamente y con el q si discrepo en algunos aspectos, trato de adecuarme. Como maestra he de puntualizar que Piaget, ampliamente estudiado en carrera y oposición, contrariamente a lo que se pueda pensar no era intervencionista, si no mas bien de postura pasiva (cuando madure, podré trabajar), contrario a un VYgotsky q plantea el trabajar dentro de un espacio de desarrollo próximo. Bueno, teniendo esto en cuenta debes saber que en infantil ya somos un amplio conjunto de maestros los que seguimos la linea constructivista, y que tanto el juego, como la observación y experimentación están continuamente en las aulas, hablo de infantil, pues es donde planteas las horas y horas haciendo fichas. Eso no corresponde a la realidad que yo conozco de las aulas, en mis 10 años de experiencia he podido encontrar una maestra (no mayor, por cierto) que se ceñía a las fichas. Tenemos rincones variados para los tiempode de juego en el aula, biblioteca, construcciones, taller-cocina-casa-tienda-... (juego simbólico) piezas de trabajo de la lógica matemática, puzles, letras... todo material tangible q no se deja precisamente en los armarios, si no q es usado y manejado por ellos a lo largo del día. Del mismo modo que sé (homeschooling spain tb me ayuda en el aula) de proyectos y actividades que hacen, tb te puedo decir que no difieren tanto. Al menos... en infantil. otra cosa es en Primaria. Tb lo constato, q el profesorado es mas reacio a dejar a un lado el libro. Por eso me encanta el colegio de mis hijos porq tratan de continuar trabajando por proyectos y equipos cooperativos dte esta etapa. Desde infantil, podemos decir q no dejamos de animar a los de primaria a q prueben y continuen jugando en infantil... perdon por el parrafon... y gracias por escribir tan bien... me reclama mi tercera "adquisición" de 14 meses...
maria

Anónimo dijo...

bueno, bueno, mi nombre es Ariana, mamá a tiempo completo de una niña de tres años, que nunca a estado escolarizada, pero que este es su primer año en el cole...
Alucino al leer algunas cosas, somos una familia dedicada a la docencia, mi marido maestro de educación infantil, y yo educadora....ambos dos sentimos pasion por nuestro trabajo, aunque yo, cuando tuve a mi niña deje de trabajar para poder amamantarla y criarla estos tres años...
Esta claro que las cosas no funcionan como deberían en el 30% de los casos, pero dejemos de generalizar, ¿como se puede insinuar que si tu hijo dentro de un par de años presenta TDHA es porque lo escolarizaste? un poquito de seriedad!!!!!
lo que me sorprende tambien es la responsabilidad con que se carga contra el sistema educativo...
¿ que pasa con la responsabilidad de los padres? tenemos muchísimos amigos que tienen a sus niños hasta 10 horas en el centro escolar, ¿donde están sus papas? este es el verdadero problema, la falta de afecto y de apego seguro, por parte de los padres, miremos en nuestro interior, algo estamos haciendo mal!!!!!!!!!

Mónica de Felipe dijo...

Hola Adriana:
No sé dónde he escrito que un niño con TDAH lo es por culpa del colegio. (Y si lo he hecho no estoy de acuerdo conmigo misma). Si no has leído el resto de entradas del blog, puede que te de la impresión de que cargo contra los profesores. Nada de eso!
Es que, como madre, ya he contado mucho sobre la familia ( el estado de presión y abandono de los niños, la falta de conciliación laboral, el maltrato infantil por Alice Miller... y un montón más de entradas), y no había hablado todavía de los profesores. Dudo que un mal profesor pueda provocar en un niño un diagnóstico de TDAH pero eso no significa que no ayuden en algunos casos.
Yo procuro no generalizar demasiado porque en la foto gruesa se pierden los detalles; pero, por el contrario, si nos quedamos en los detalles perdemos el contexto en el que se generan.
Yo estoy encantada de conocer a grandes profesores, motivados y motivadores, con paciencia y ganas de educar a seres humanos integrales, que respetan a 15 niños en un aula; solo que creo que los exámenes, el hecho de meter a un niño 5 horas al día (los que tienen suerte) en una institución, las notas y la dinámica de la clase en la que uno enseña y los demás aprenden a la vez al mismo ritmo de la misma manera que los demás, no son respetuosos per se.
Este blog tiene más de un año. Te invito a leer más entradas si quieres saber qué opino de las familias y de la sociedad en general respecto a la relación que los adultos reproducimos con los niños.
Un abrazo, Adriana.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu respuesta Mónica, es la primera nota que leo y ahora te seguiré más a menudo

Un abrazo
Daniela

Anónimo dijo...

Hola, os dejo un enlace sobre homeschooling en Mexico: http://homeschoolenpuebla.blogspot.com/

Olga dijo...

Hola!
Me ha encantado el artículo. Yo tb educo en casa, ahora empieza lo que tendría que haber sido nuestro segundo año en la escuela (en infantil) y estamos realmente contentos de no haber escolarizado. Yo también he tenido alguna que otra experiencia rara en el grupo de educación del 15M de mi ciudad... Bueno sólo quería decirte que me encanta cómo escribes y que seguiré tu blog muy de cerca, aver si algún dúia consigo que el mío se parezca un poco!!!