La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Claudio Naranjo, educación

Tomo de la página de Claudio Naranjo, psiquiatra chileno, este texto sobre la educación. Su propuesta es la formación (integral) de los docentes. Creo que resume mi sentir al respecto:

Educación

He denunciado que la educación formal tradicional (p. ej., la patriarcal) es un desperdicio por demás destructivo en tiempos donde nuestra mayor necesidad no es otra cosa que la de una auténtica cultura, entendimiento y un buen corazón. Creo que la educación es nuestra mayor esperanza, en parte porque ya ha sentado las bases institucionales para lo que hasta ahora solamente tenía contemplado llevar a cabo, y que tal vez algún día realmente lo haga (ayudar en el desarrollo personal). Ahora bien, debido a que el problema más grave y más básico que tenemos en común es el subdesarrollo de la consciencia, y a que el viaje curativo contra la corriente del deterioro se percibe difícil, es necesario que hagamos hincapié en la prevención - y en la educación obligatoria ya contamos con el vehículo para la misma si solamente nos percatáramos de qué tan destructivo ha sido el querer educar a la juventud para que sean un reflejo de lo que nosotros somos, y de cómo, al creer que les estamos transmitiendo nuestros valores, lo que hacemos es mostrar una arrogante ceguera respecto a la forma en que les transmitimos nuestras plagas, y hasta qué grado lo hacemos.
Si la gran esperanza de cambiar la educación ha de realizarse - y más vale pronto que nunca - habrá de fincarse en la sanación y transformación de los educandos, puesto que resultaría ridículo pensar que ello pudiera lograrse mediante una reforma curricular solamente. 
(...)
Quizá lo más importante de todo esto es que lo que pretendo hacer es convencer a la gente de que nuestra mayor esperanza para poder superar nuestra actual crisis de una sociedad y civilización patriarcal yace en la educación.
Claudio Naranjo     

2 comentarios:

cosmos dijo...

Comparto este pensamiento de Claudio Naranjo pero me surgen dudas a la hora de plantear algo así. Yo sé que el trabajo que hago, aunque nunca fue concebido como una terapia funciona como tal en el sentido de que nos permite conectarnos con nosotras mismas y expresarnos desde ahí, el mismo centro desde donde surge nuestra energía. Y expresarnos desde ese espacio donde nos encontramos sin necesidad de darle ninguna interpretación, sin necesidad de ponerle palabras a lo expresado es gratamente liberador. Y como me parece tan r-evolucionario quiero compartirlo con el mundo... ¡¡que llegue a todas partes!! Pero entonces te encuentras con comentarios que, por ejemplo, hacen referencia al curriculum como valoraciones sobre que si las criaturas no dibujan un cuerpo humano con dos ojos, una nariz, dos orejas y una boca, es que no está "aprendiendo" las partes del cuerpo humano ¡einssss!; o con otros del tipo interpretativo/psicológicos como "mi hijo no dibuja cuerpos humanos con dos orejas... ¿será que quiere cerrar sus oídos al mundo?"; o simplemente quién te mira observándote como una tarada que quiere ganarse un dinero sin enseñar nada a las criaturas. A veces siento que me doy continuamente con los mismos muros. Se agradece saber y conocer que también ahí personas que, desde diferentes ámbitos, compartimos este punto de vista sobre la educación. Gracias Mónica.

cosmos dijo...

Soy Beti, que nunca se que nombre va a aparecer...