La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

viernes, 10 de junio de 2011

Solidaridad con Habiba

El pasado sábado, la psiquiatra Ibone Olza comenzó una página en facebook bajo el título "Que el Instituto Madrileño del Menor y la Familia permita que Habiba amamante a su niña YA". A partir de aquí, comenzó un movimiento que, lejos de ir agotándose, va creciendo con cada día. Ya hay más de 4.000 seguidoras de la página, se han enviado casi 6.000 cartas de protesta y en estos momentos, hay convocadas manifestaciones en las puertas del IMMF en Gran Vía, 14. Un movimiento sin precedentes que tiene su origen en las redes sociales, sí; pero que no sería posible si el caso no hubiera impactado como un dardo en los corazones de las mujeres y madres (sobre todo) que han tenido conocimiento del error. La solidaridad demostrada es total. Las madres con hijos en edad del hijo de Habiba han llorado, rezado, encendido velas por ella, han movilizado a su familia para ir a la puerta del IMMF, ofrecen dinero, casa... ¿por qué? Lo peor por lo que puede pasar una madre es, ser separada de su hijo. Y ver de cerca el horror de una separación arbitraria y carente de escrúpulos (os podéis pasear por la página para adquirir más información al respecto de los detalles: entrevista con el abogado de Habiba y comentarios de Ibone Olza y de la Asociación Raíces) ha sido demasiado para las madres y padres. Porque solo es posible sentir el dolor ajeno como propio si estamos afinadas con nuestro propio dolor. Este nivel de solidaridad, no se debe a una moda pasajera o a una exaltación de la amistad poco solida, se debe al conciencia profunda que han adquirido las madres y padres de que el vínculo con su hijo es sagrado, intocable, irrenunciable. Y por eso, entre tanto dislate, entre tanto dolor e impotencia, las sombras ceden ante la luz de miles de corazones palpitando con una sola voz. 

Os dejo algunos fragmentos de lo que los participantes en la página escriben:

"Basta ya de inmiscuirse en la vida de los demás, los Estados (supuestamente) democráticos no deben hacerlo. Que devuelvan su hija a la madre YA mismo. No están por la salud de la niña, eso es mentira, esto es un caso clarísimo de abuso de poder con asqueroso regusto a racismo. "

"Una pregunta a Fundacion Raices: no se puede crear una cuenta bancaria para Habiba en la que podamos ingresar un dinero? Somos mas de 3000 personas. Con un euro que pongamos obtendria el dinero suficiente para un alquiler de una habitacion? Al menos no podriandecir desde el IMMF que no tiene techo... Que se os ocurre que podemos hacer? Como ayudar para cubrir alguna de las "exigencias" que le imponen en el IMMF para recuperar a su hija?"

"Que vergüenza! No tengo palabras,.... podría haber sido yo.... o tú,.... o cualquiera que sepa lo que es bueno para sus hijos y crea en lo que hace."

"Buenas, soy otra persona sorprendida/indignada/humillada por esta situación. Sorprendida porque las instituciones que supuestamente han de velar y ayudar y mejorar este tipo de situaciones sean las causantes de tal desaguisado.
La indignación es obvia, sobran comentarios.
Y humillada porque como madre me pongo en la situación de Habiba."




"Yo sí que estoy "indignada" por esta sociedad patriarcal donde el poder, el dinero y la fuerza bruta está por encima del amor verdadero y el deseo materno. Pero aquí estamos con nuestro deseo materno y enviando toda nuestra mejor energía a Habiba y a su hija. Por Una matrística real!"


" Ibone leo tus palabras,y solo tengo ganas de llorar...no podemos parar de apoyarla hasta que se la devuelvan...eres una gran persona!"


"Mmmm si hubiera necesitado una evaluación de los servicios sociales hubiera estado expuesta al juicio de quienquiera que fuera... quien quizá si me hubieran visto dar teta a toda hora y en todo lugar, dejar a mis hijos jugar con la comida, dormir todos juntos y revueltos y muchas otras prácticas que escandalizarían a supernanny hubiera redactado un informe negativo y activado las alarmas sobre mi capacidad como madre... Llevo desde el lunes pensando en esto mismo, que si un asistente social estándar me hubiera evaluado a mi hace 12 años probablemente me habrían quitado a mis hijos también!"

"Si no luchas contra las injusticias cometidas con otros, puede que mañana se cometan contigo, y puede que entonces, no haya nadie para ayudarte. Frente a la arbitrariedad de las instituciones, solidaridad y frente común. Hoy TODAS somos Habiba."

Todas somos Habiba y somos también su hija, bebé de 15 meses, secuestrada en una institución, privada de figura de apego y sufriendo un abandono forzado del cual tendrá que reponerse cuando todo esto termine. Mientras tanto, los funcionarios y técnicos que han dado la orden y se niegan a rectificar, duermen apaciblemente en sus camas, seguramente con la respiración de sus propios hijos en la habitación de al lado, sin cuestionarse las consecuencias de su empeño. Para sufrir por el sufrimiento de esa niña y su madre, tenemos que estar vivas y despiertas. Sencillamente, hay que sentir.  Los técnicos y funcionarios no sufren por su decisión porque no sienten en sus entrañas ese vínculo profundo  que enlaza a dos seres desde el misterio del nacimiento y hasta después de la muerte. 

2 comentarios:

Dara dijo...

No hay mucho más que añadir. Ponerse en la piel de esa pequeñina duele mucho, mucho, mucho... arrancada de los brazos de su madre, de su tetita.

Me duele muy dentro.

Clau707 dijo...

abrazos amigas

http://clau707.blogspot.com/2011/06/creer-en-lo-increible.html