La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

sábado, 4 de junio de 2011

Separan a una madre de su bebé por dar el pecho

Voy a confesar que he tenido que leer dos veces este texto para comprender. Hasta que no he comprendido qué estaba pasando creía que la decisión de separar a la bebé y su madre tenía otros motivos que se obvian en el texto. No es posible, me decía, que una decisión tan arbitraria y una opinión tan mal fundada sobre lactancia materna, sean suficientes para separar a una madre de su hija de quince meses. Lamentablemente, después, he tenido que reconocer que las cosas son así en este país. En este país si eres joven, tu voz no tiene tanto derecho a manifestarse; si eres mujer,  siempre habrá alguien dispuesto a asumir una actitud paternalista contigo; si eres inmigrante, entonces sabemos que tu no sabes nada de nuestra sociedad, de ti misma ni de la vida. 
Si eres mujer, joven e inmigrante, entonces cualquier meapilas con carrera universitaria y seis meses de prácticas puede decidir qué es lo que hay que hacer con tu vida y con la de tu hija. Saltándose a la torera los derechos fundamentales del niño y la madre, cualquier mujer frígida u hombre castrador puede decidir que una madre y una hija terminen la lactancia en nombre de una pseudo- psicología que producirá, ineludiblemente, más mujeres frígidas y hombres castradores. Si aún no sabes lo que pasa, lee abajo y Reacciona, por favor, cambiemos el mundo por el principio!

(Texto de Ibone Olza en la página de Facebook Que el IMMF permita que Habiba amamante a su niña YA )

Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo. 

Hace cuatro días y medio el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre por no cumplir con los objetivos de una programa de psicoterapia y “habilidades maternales” que implica abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y “perjudicial para los niños y niñas”. Con estas consideraciones, todas carentes de base científica y legal, se obliga a las madres lactantes a tomar una medicación para que se le vaya retirando la leche. 

Según la Asociación Española de Pediatría, la lactancia materna debe ser a demanda y puede prolongarse tanto como madre e hijo deseen. No se ha seguido procedimiento legal alguno para separar a esta madre de su hija, ni se ha permitido a la madre despedirse ni se le ha dicho a donde iría la niña, produciendo a ambas una grave indefensión. Habiba está con los pechos congestionados de leche, al borde de la mastitis, y con el corazón partido de dolor sin apenas dormir ni comer, angustiada por no poder estar junto a su hija. Esta madre ha sido valorada por una psicóloga y una psiquiatra y no presenta ningún indicio de enfermedad mental ni consumo de drogas ni nada que justificara ser víctima de semejante agresión.

A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo momento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para madres e hijos y ella ya no tiene hija. Una Fundación de ayuda humanitaria ha decidido amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico.

Estamos profundamente consternados por el dolor de Habiba y nos duele imaginar en qué circunstancias estará la niña de 15 meses, separada de su madre, sometida a un destete abrupto, sin que probablemente nadie le haya explicado nada.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Por todo ello os pedimos que escribáis urgentemente a la oficina del Defensor del Pueblo solicitando su rápida intervención y hagáis llegar vuestra protesta a la gerencia del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, pidiéndole la inmediata entrega de la niña a su madre.

Podéis dirigir vuestras cartas:

• A la oficina del Defensor del Pueblo
www.defensordelpueblo.es
fax: 913081158

• Dª Paloma Martín Martín.
Gerente
Instituto Madrileño del Menor y la Familia.
Calle Gran Via 14
28013 MADRID
immf@madrid.org

• Fundación Raíces: fundacionraices@telefonica.net




4 comentarios:

Una madre Pikler dijo...

Que barbaridad! Indigno, sin fundamentos y burdo...no se puede creer...saludos, lucre

Carol dijo...

Qué fuerte! Tambien he escrito al Comité de Lactancia Materna de la AEP: http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/composicion

Lorea dijo...

¿Esto es una broma no? es indignante...y carente de sentido!!!!! no se en que mundo vivimos

Mónica de Felipe dijo...

Pues lamentablemente no es una broma ni un bulo de esos que corren por internet. Ayer llamé a la oficina del defensor del menor en Madrid y me confirmaron la historia. La conocen y han intercedido por ella en la primera vista del juicio. El juez no atendió la solicitud del abogado de Habiba. Claro, ahora a ella la han echado y ya no tiene casa ni dinero con la que atender a su hija y entonces el juez decide que es mejor que esté en un centro de acogida. Triste, mucho... pero cierto!