La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

miércoles, 25 de mayo de 2011

Esta R-Evolución se llama matriarcado.

Muchos aún no lo saben, pero lo que están haciendo estos jóvenes y no tan jóvenes tiene un nombre.  La mayoría de las personas congregadas en las Acampadas hablan de neocapitalismo salvaje y de democracia real, de sometimiento y de libertad, de esclavitud y de derechos. Y sueñan con construir un mundo en el que los políticos no puedan ser impunes (como una nueva casta elegida) por su incompetencia y corrupciones. Hablan de un mundo en el que los ciudadanos sean oídos, no sólo en la gestión de la administración pública, sino en la creación de un mundo a medida del ser humano. La mayoría de las personas de las acampadas creen, están firmementes convencidas de que es posible vivir en otro mundo. A veces se oyen arengas contra el capitalismo devorador, contra la banca y el sistema financiero; a veces, el punto de mira se pone en los grandes medios de comunicación o en los intelectuales, dormidos y satisfechos con el estado de las cosas, cómplices de la debacle financiera y social. Hartos de un sistema injusto en el que los poderosos crecen en poder y los desheredados crecen en número, los jóvenes, y no tan jóvenes, inventan un nuevo sistema.
A lo que apuntan no es tanto al capitalismo, sino al patriarcado y, aún sin saberlo, comienzan a guiarse con los valores del matriarcado que conoció la humanidad antes de la agricultura y la ganadería; antes de la escritura y de las castas. El patriarcado, que conocemos desde hace 5.000 años, supuso una revolución sin precedentes en la manera de relacionarnos los unos con los otros y con la propia naturaleza. Ahora la cuerda, tensa demasiado tiempo, se ha roto y ha dejado  al descubierto una sociedad globalizada en la que el patriarcado es el Dios. El patriarcado no es machismo. El machismo es un subproducto de los efectos del patriarcado. Como tampoco es una cuestión del gobierno de los hombres. El patriarcado es compartido por hombres y mujeres. Básicamente implica como criterio básico de existencia: jerarquía y competitividad. La jerarquía se traduce en una sociedad en la que el hombre tiene prevalencia sobre la mujer, los adultos sobre los niños, los niños mayores sobre los más pequeños. A poco que mires a tu alrededor podrás observar este fenómeno. Niños mayores abusando de pequeños, adultos ocupados en sus intereses desplazando constantemente las necesidades de los hijos o alumnos, abusos, maltratos, abandonos… y el machismo, consecuencia directa del patriarcado. El machismo es la consecuencia de una sociedad jerarquizada en la que existen cabezas de familia, en la que Dios se convirtió en hombre arrebatando la corona celestial a la Gran Madre paleolítica, en la que la fuerza primó sobre los cuidados.
El matriarcado no responde a la idea de una sociedad gobernada por mujeres, en la que ellas detentan el poder mientras ellos son silenciados sumisamente. El  matriarcado responde a una forma de convivencia pacífica e igualitaria en la que la colaboración y el apoyo mutuo eran la forma normal de vivir. Cuando Colón llegó a América se sorprendió de la generosidad (casi infantil, les parecía) de la que hacían gala los pueblos nativos de América. No sólo eran generosos sino que esperaban la generosidad de sus visitantes. No había otra forma de relacionarse. Colaboración y apoyo del matriarcado frente a la competitividad que vendría después y alteraría, hasta ahora, la sociedad. El siguiente pilar del matriarcado era la igualdad. Es decir, hombres y mujeres, niños y ancianos tenían la misma importancia social, la misma relevancia y las decisiones se tomaban al cincuenta por ciento, es decir, asambleariamente, entre los hombres y mujeres del pueblo.
Si has pasado por las plazas de acampadas de España, habrás podido comprobar que la tónica dominante es, frente a la jerarquía (que tanto piden algunas voces críticas desde fuera: orden, estructura), la igualdad (traducida en asambleas y en un movimiento sin jefes ni cabecillas); frente a la competitividad, la colaboración mutua, el apoyo y la generosidad de las personas que desean ayudar, crear y vivir un mundo diferente.  Así que lo que estamos haciendo en las plazas de España, no es acabar con el sistema, es construir el nuevo matriarcado. Un orden social nuevo, creado desde la razón y el corazón, que suma, no separa; que iguala, no jerarquiza; que anuncia el final de los viejos tiempos y el comienzo de los nuevos. Tiempos de luz y creación, de amor y compromiso, de solidaridad y hermandad.
Los hay que no están invitados aún a la fiesta, que no pueden comprender cómo es sostenible un movimiento sin líderes ni portavoces. Los hay que morirán sin vivir la utopía de los nuevos tiempos, porque sencillamente no han llegado a establecer la conciencia necesaria para hacerlo. Decía hace poco el siempre lúcido José Luis San Pedro que la humanidad había cambiado los valores por intereses y que así era imposible seguir viviendo.  Los habrá que vivan hasta el final de sus días guiados por sus ambiciones e intereses, inmersos en jerarquías y competitividad y, aún sin saberlo, seguirán haciéndole el juego al neocapitalismo, que los necesita desesperadamente.
Pero también estamos los otros, los que hemos dado la espalda al patriarcado y vivimos en la cultura de la igualdad y la colaboración, los que construimos espacios de diálogos y de creación colectiva, los que soñamos que un mundo mejor no solo es posible, sino que Es.
¡Bienvenidos al matriarcado!

14 comentarios:

Matriarcal dijo...

Cielos... me he emocionado al leerlo.

¡¡POR FÍN ALGUIEN SE ATREVE A DECIRLO ALTO Y CLARO, DÁNDOLE EL SENTIDO QUE SE MERECE LA PALABRA "MATRIARCADO"!!

Basta de manipular el concepto de "matriarcado" en base a unas suposiciones falsas y fantasías absurdas. El término debe ser rescatado, redefinido, más aún, tenemos derecho a ponerlo en práctica en nuestras vidas sin ser ridiculizadxs por ello.

Lo transcribo en mi blog con un enlace al tuyo, si no te importa.

¡GRACIAS!

Anónimo dijo...

Pues qué pena. Mientras colaboración y competitividad no se fundan seguiremos con el dichoso péndulo, y eso, a estas alturas de la historia, me parece un retroceso. Patriarcal o matriarcal, tanto da.

Matriarcal dijo...

Reproduzco palabras de Raimon Panikkar:

"Es indemostrable que el mundo progrese gracias a la competitividad. El mundo progresa gracias al entusiasmo, a la voluntad, a la pasión. Aquello que mueve el mundo es la pasión."

Anónimo dijo...

Exacto, y la pasión tiene mucho que ver con querer demostrar a los demás lo que tú puedes hacer. Sería absurdo no reconocer la cantidad de avances en todos los campos que hemos tenido gracias a una sociedad competitiva. No todo se soluciona con amor y buenas emociones. Cualquier aprendiz de la Cábala lo sabe bien ;)

Matriarcal dijo...

Olvidas los retrocesos que hemos tenido que sufrir gracias a la competitividad. Cualquier aprendiz del Feminismo lo sabe bien. ;)

Anónimo dijo...

¡Ah, entiendo! Y tú sólo puedes ver un lado de la moneda en todo momento o asumes que ése es mi caso. Como ha tenido inconvenientes (¿y qué no?) hay que tirar por la borda absolutamente todo lo demás.

Pues nada, a seguir con estas odiosas duplas de Bien versus Mal y Nosotros versus Ellos. Yo me despido, que estoy harto del lenguaje binario.

Mónica de Felipe dijo...

Hola Matriarcal y Anónimo:
¡Interesante debate qué enriquece, y cuánto, el post! Para mi, fue necesario pasar por el patriarcado: para que los avances, la tecnología y la ciencia, la explotación y la alienación del ser humano alcanzaran sus máximas cuotas. Ahora creo que toca construir un nuevo modelo social, económico y cultural con otros valores. No pretendo volver al matriarcado paleolítico, sino recuperar lo mejor de ambas situaciones. ¿Es eso posible? La competitividad como finalidad única es la que mata la tierra, devasta territorios, contamina, explota al hombre y la mujer, hace que perdamos lo que de seres humanos poseemos. Si antes los avances estaban impulsados por la competitividad, ahora podrían estarlo porque hemos sido conscientes de nuestra capacidad creadora y la ejercemos; porque nuestra superviviencia ya no depende de competir con el otro, sino de aunar esfuerzos.
Un abrazo fuerte a lxs dxs!!

Javier dijo...

Me uno a la revolución del matriarcado. Quiero ser hombre, no macho!!!

Laura Martínez Hortal dijo...

Un placer leerte, Mónica!

Me sumo al debate poniendo un ejemplo para ilustrar la importancia de haber pasado por el patriarcado. Los indígenas americanos (energía femenina) fueron arrasados por los europeos (energía masculina). El aprendizaje es la suma de las dos energías. Organización, pero sin jerarquías, saber defenderse pero sin violencia, aunque s´con firmeza (Ghandi lo hizo), avanzar colaborando y que la motivación nazca del amor, del querer ser mejores y no de machacar al prójimo.

Un abrazo

Criaanza y Sociedad dijo...

Mónica, Genial que en España se esté hablando de revolución Matriarcal, les sigo desde lejos. Mi punto de vista es que la "competitividad" es un argumento de la ideología evolucionista-darwiniana que es un dogma y sobre el cuál reposa o es la base que domina el pensamiento científico oficial actual. Pienso que es desconocimiento de la naturaleza donde los procesos de simbiosis son ignorados, allí no hay competencia sino colaboración es el medio que permite la SOBREVIVENCIA, aunque felizmente ya hay ciencia científica independiente que está mostrando lo contrario a la ley "del más fuerte". No se si realmente hayamos avanzado, como podemos saberlo, desde mi perspectiva hemos retrocedido casi 5000 años, desde que inició el patriarcado, decir queremos esto o no me parece dificil, no sabemos que hubo en el paleolítico matrístico de ciencia y avance, pero si sabemos de las matriarcados que aun sobreviven (Mosuo) y que nos muestran el grado de armonía con la naturaleza. Enfin, bravo por la revolución y que siga, no olvidemos que esta se da CONSTRUYENDO NUEVOS SERES HUMANOS o SANANDOSE de la ESQUIZOFRENIA.
Un abrazo
Marisol

Enrique dijo...

Buenas, Mónica:

Para responder a esta entrada, si no es molestia, quisiera que leyeses esta entrada, por favor. Muchas gracias.

http://educacion-enrique.blogspot.com/2011/05/esta-revolucion-se-llama.html

Besos.

Mónica de Felipe dijo...

Hola Enrique,
Leí tu post. Ya sabes que en algunas cosas no estamos de acuerdo y en otras sí. Como siempre, gracias por leerme.

Anónimo dijo...

ESTAS TOTALMENTE EQUIVOCADA Y ES LOGICO PUESTO QUE DEVELAS EN TU NARRATIVA EL DESEO DE PODER DE TU GENERO. EL MATRIARCADO NO ES LA IGUALDAD DE TODOS LOS HOMBRES EN DONDE TODOS SOMOS BUENITOS Y VIVIMOS UN PARAISO DONDE SOLO REINA LOS BUENOS VALORES FEMENINOS. ESTO ES UNA MENTIRA Y UNA IDIOTEZ. EL MATRIARCADO ES NI EL GOBIERNO DE LAS MADRES ES HOY Y EXISTE HOY COMO EL GOBIERNO DEL GENERO FEMENINO SOBRE TODAS LAS COSAS. HOY A TODO SE LE DA GENERO CASUALMENTE PARA DESTACAR LO FEMENINO SOBRE LOS MASCULINO HOY TODO LO FEMENINO ES BUENO LO MASCULINO MALO DEMONIACO O COMO MINIMO PROCLIVE AL MAL LO FEMENINO NO ES BUENO PURO SANO ALTRUISTA. QUIERES MAS MATRIARCADO QUE EL QUE ESTAMOS HOY VIVIENDO POR FAVOR BASTA DE MENTIRAS. EL ABORTO EL USO INDISCRIMINADO DE LA MUJER DE SU SEXO CON HOMBRES MUJERES PERROS ETC EL ABORRECIMIENTO DEL AMA DE CASA DE LA MADRE CRIADORA DE HIJOS EL DESEO DE VIVIR TODO EL DIA EN LA CALLE REALIZANDOSE SOLA FUERA DEL AMBITO DE ALGUN VINCULO CON ALGUNA PAREJA, LA INSEMINACION PARA TENER HIJOS SON TODOS MUESTRAS PATENTES DE QUE HOY YA VIVIMOS EN UN MATRIARCADO. JEFAS DE ESTADO EN TODAS PARTES DEL MUNDO UNA SOCIEDAD DONDE LA MUJER ES UN SIMBOLO SEXUAL DE PODER PERMANENTE. EL USO Y ABUSO DE LA CIRUGIA ESTETICA. MATRIARCADO MAL LLAMADO MATRIARCADO PERO MATRIARCADO AL FIN. NADA QUEDA YA DE LOS VALORES MASCULINOS LA CABALLEROSIDAD ES IDIOTEZ, UN TRABAJO DIGNO PARA EL HOMBRE ES AMENAZA DE COMPETENCIA A LA REALIZACION PERSONAL DE LA MUJER , HIJOS SOLO PARA DECIR SOY MADRE PERO POCAS HORAS AL CUIDADO DEL MISMO A PESAR DE QUE SE CAMBIE INGRESOS POR NIÑERA LO IMPORTANTE ES EL MUNDO LA LIBERTAD EL EGOISMO YO SOY YO. COMPETIR COMPARARSE NO SACIERCE NUNCA DE LO MATERIAL LA JUVENTUD ETERNA HERMOSO MATRIARCADO CIUDADES ATESTADAS DE MUJERES EN PUESTOS ADMINISTRATIVOS Y DE CONDUCCION HOMBRES VAGANDO EN BUSCA DE SU SUBSIDIO POR PARO. HERMOSO MATRIARCADO. NIÑOS SOLOS RESENTIDOS PORQUE NADIE LES ATIENDE HERMOSO MATRIARCADO EL MUNDO DURANTE MAS DE SIETE MIL AÑOS NO PRACTICO EL MATRIARCADO INCLUSIVE NO LO PRATICAN EL RESTO DE LAS ESPECIES QUE BIEN NOS VA CON ESTE MATRIARCADO QUE COMENZO SIENDO FUCIONAL COMO MANO DE OBRA BARATA EN LA PRIMER REVOLUCION INDUSTRIAL Y QUE DESPUES DE DOS HERMOSAS GUERRAS MUNDIALES EN SOLO UN SIGLO DEJA UNA SOCIEDAD DE VIEJOS CON POCOS NIÑOS NACIDOS SIN TRABAJO, SEXISTA, CONSUMISTA, INCONFORME, DESAMORADA, SOLITARIA EN INTERNET,FRUSTRADA, MELANCOLICA , COMPETITIVA, CON SEXOS QUE COMPITEN, DISCURSIVA, ANARQUICA, VIOLENTA, FRIA , CRUEL Y DESALMADA HOMOSEXUAL Y DROGADA. GRACIAS POR TODO LO QUE NOS DAS HERMOSO Y FUTUROSO MATRIARCADO , VAYANSE TODOS A DONDE IRAN PRONTO LA DEMONIO. SALUDOS DE ESTE VIEJO LOCO DINOSAURIO FUNDAMENTALISTA PARA EL CLICHE BARATO DE TODOS Y TODAS LAS AMANTES DEL MATRIARCADO.

Wanderer dijo...

Hola, os invito a ver el siguiente video en el que se analizan los puntos aquí expuestos y que ya son defendidos incluso por ciertos economistas.

https://www.youtube.com/watch?v=twkQ33I_a-Y

Un saludo.