La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

sábado, 30 de abril de 2011

Carta abierta al Ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez

        Muy Sr. Mío:
Recibo con mezcla de estupor y nerviosismo las declaraciones de su última comparecencia pública.  Dice usted en un alarde de sinceridad sin precedentes:

“Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento".

        Reconozco que no me resulta usted familiar, ni siquiera le ponía rostro a sus palabras. Imaginé que su imagen debía responder al del avaro Ebenezer Scrooge del cuento de Navidad de Dickens. Resulta que no, que parece usted un funcionario gris de carrera o un anodino profesor universitario de 53 años. Se nota que usted no se ha parado mucho a reflexionar sobre qué significa la igualdad. Si, ya sé que habrá alcanzado a diferenciar entre igualdad formal e igualdad real (esto se estudia generalmente en las Universidades), pero estos términos tan solo nos ofrecen un punto de partida. La profundidad que merece el término igualdad no se estudia en el Bachillerato (estará conmigo, si ha reflexionado sobre el tema, que la presentación de los filósofos en la asignatura de Filosofía era escueta y poco profunda) y en las Universidades tampoco tiene demasiada cabida.
Ya sé que es licenciado en Económicas y que se ha especializado en Economía del Trabajo. Pero esto, créame no significa demasiado. Quiero decir que quizá usted no se ha parado realmente a pensar qué significa igualdad entre el hombre y la mujer. Le voy a confesar algo: yo tampoco lo había hecho hasta que fui madre. Antes de este acontecimiento, para mi, igualdad significaba estudiar en la universidad y tener el mismo puesto de trabajo que podía tener un hombre cobrando lo mismo que él y en las mismas condiciones. Aunque entonces fue cuando descubrí lo del techo de cristal y las diferencias de salario entre mujeres y hombres en nuestro país. ¡Vaya, la verdad es que no vivo en un país en el que hay igualdad! – pensé. Pero entonces, nació mi hija. 


No sé si tiene hijos… ese dato no lo he conseguido encontrar en San Google, así que no lo daré por hecho. Quizá no tenga hijos. Eso podría hacer que le comprendiera un poco mejor, discúlpeme, solo un poco. Perdone la familiaridad del trato y que me inmiscuya en sus asuntos personales, pero dado que usted ha decidido opinar sobre la vida privada de mis hijos, y la mía, me veo con el derecho de hacer algunas apreciaciones sobre la suya propia.  

     Si usted no tiene hijos, no se ha parado a reflexionar profundamente sobre las implicaciones del término igualdad y está especializado en Economía del Trabajo, siento comunicarle que usted no va a ser un buen ministro de Trabajo. Le contaré una cosa, un político no es un teórico, ni un intelectual, ni puede jugar a elaborar políticas sobre el papel, porque lo que ustedes deciden y opinan tienen repercusiones en millones de seres humanos de su país (si el país es muy poderoso también fuera del mismo). Así que ya ve, usted no es un profesor universitario diciendo lo que piensa a un foro reducido de estudiantes con poco sentido crítico. No, usted es un político y lo que dice y opina va a tener repercusiones en la vida de las personas. Concretamente en la mía y en la de mis hijos. Así que me permitirá decirle un par de cosas más.

       No dudo ni un solo momento de que para la economía del Trabajo deba ser muy importante, casi imprescindible, que las madres dejen a los niños en guarderías inmediatamente después de nacer (¿nos dejarán que nos curemos de la episotomía que nos infringen generalizadamente en los Hospitales donde solemos dar a luz o tendremos que ir sangrando al trabajo? Estos detalles son importantes.

Me lo imagino a usted en su despacho de paredes de madera con un folio en blanco. Veamos, - debe de pensar - si las mujeres dejan de recibir la baja maternal, y tenemos a medio millón de mujeres más dispuestas a trabajar nada más parir, significa que ahorramos… no sé cuanto… Uhh! Esto está bien. Porque claro, las mujeres somos los peones perfectos en la economía de mercado. No solo parimos a las siguientes generaciones de peones, sino que, además, cobramos menos por hacer el mismo trabajo que los hombres. ¡Bien! Las cuentas mejoran – dirá usted en un incontrolable estallido de dicha que significa  que habrá arqueado la ceja derecha ligeramente. La ceja izquierda quedará imperturbable, por supuesto. Y claro, las cuentas mejoran pero ¿para quién? Porque eso en su última declaración no lo ha dicho. Las cuentas mejorarán dejando a los niños inmediatamente en guarderías para los de siempre, le ha faltado detallar. Para empezar para los que tienen cuentas que engrosar (le recuerdo el millón trescientas mil familias cuyos miembros están en paro), o sea, grandes empresarios (los pequeños empresarios no cuentan), financieros y políticos. Quizá le sorprenda que haya incluido a lo políticos en esta terna, pero  ya no es posible que sigamos haciéndonos los tontos por más tiempos. Siempre supimos que los políticos nos engañaban (con programas electorales que no se llevaban a cabo ni en 10 % de su integridad, con políticas deplorables, con comisiones ilegales…) en fin, que a ustedes les sale también las cuentas porque niños recién nacidos en guarderías implican adultos adocenados con nulo sentido crítico. Es decir, que ustedes pueden seguir haciendo lo que hacen (ser absolutamente ineficaces, robar, estafar...) sin que se subleve la chusma, digo, perdón, la ciudadanía. Yo creo que ya que usted decide levantar la liebre, podría hacerlo de verdad. Díganoslo claramente. Díganos a las mujeres que paramos hijos y los entreguemos al estado que suministrará la dosis de vitaminas adecuada y el adoctrinamiento necesario para perpetuar este “extraño” sistema en el que las cuentas, siempre, les salen a los mismos.

        Sin embargo puede que usted sea padre o lo haya sido en algún momento de su trayectoria vital y aún así haya decidido hacer estas declaraciones (le recuerdo que las declaraciones son optativas y que puede no hacerlas), entonces sugiero que mire a los ojos de sus hijos (sobre todo de sus hijas) y les diga esto: que al día siguiente de parir tendrán que dejar a sus hijos en guarderías para irse a trabajar (con la episotomía aún sangrando, le recuerdo).  Y entonces, quizá después, sabrá de qué estoy hablando… espero.

       También admito que puede que tenga hijos, concretamente hijas y, aún así, todo esto le traiga al pairo. Entonces reconocerá conmigo que usted nunca debió de hacerse político. Le contaré algo: para ser político hace falta amar al pueblo al que se sirve. Y le diré una cosa más, para amar hace falta haber sido amado de pequeño. Y entonces, de nuevo, me lo imagino a usted, de pequeño, en su Arroyo del Ojanco, en Jaén, quien sabe si criado por familia lejana mientras  su madre se iba a la vendimia, quien sabe si fue un niño abandonado en un hospicio, quien sabe qué le ocurrió a usted siendo pequeño para opinar de la manera en la que lo hace ahora. Y entonces, comienzo a tener compasión por usted y por las personas que le rodean.

       Sinceramente, al principio pensé que era un indeseable por proponer la separación de los hijos recién nacidos de sus madres y quitarnos a las mujeres uno de los derechos que hemos tenido que conquistar (la baja maternal, que en España, le recuerdo, es absolutamente insuficiente); ahora, sin embargo, me apetecería darle a usted un abrazo, a ver si puede sentir mínimamente qué significa ser amado.

         Le deseo lo mejor y le pido que me tache de ese folio en blanco en el que pone y quita cifras que representan seres humanos. Quíteme a mi y no se olvide de quitar a mi hija también (si vuelvo a dar a luz se lo haré saber que vaya haciendo lo mismo). Nosotras no queremos dar nuestra vida a la eficiencia, la capacidad o la producción, ni siquiera a la riqueza propia (menos a la de los otros). Es que ¿sabe? Nosotras nos amamos. Y ni usted ni nadie tienen dinero suficiente para cambiarlo.

         Deseándole que alguien lo ame prontamente, reciba un cordial saludo.
                                                                                                                        Mónica Felipe-Larralde
Mi amiga Louma de Amor Maternal nos invita a una manifestación bloguera para expresar nuestro desacuerdo con las declaraciones del Ministro. Si tienes un blog y has escrito un post, únete. Más info en blog Amor Maternal.






39 comentarios:

Ana dijo...

MOnica...impresionante!!!! ojalá esta carta trascendiera...yo voy a aportar mi granito de arena y, si no te importa, la voy a compartir mañana en mi facebook, vale??

Gracias por poner en palabras los sentimientos de muchas respecto a este tema.

Mónica de Felipe dijo...

Por supuesto es compartible, copiable, pegable...
Ana, tenemos que movilizarnos. Ya está bien de soportar las cacicadas de los de siempre en contra de nosotras y nuestros hijos.
Me indigna y mucho.

Marisol dijo...

Genial, esta carta deberia ser para todos aquellos que se dicen "servir a su pueblo" como se les puede servir si son gente "sin capacidad de amar"??????

María dijo...

Mónica eres una genio!!!!!!! Que carta !!!!! A ver si todas las blogueras nos animamos a escribirle.......

ANGELES dijo...

QUE BUENA CARTA MONICA.CUANTAS VERDADES ...OJALA LA LEAN TODOS

Annabel dijo...

Genial!! He puesto el link en la página que hemos creado en Facebook.
http://www.facebook.com/pages/Exijo-una-rectificaci%C3%B3n-del-ministro-de-trabajo-Valeriano-G%C3%B3mez/211675672189814

Uníos!!

Óscar Felipe dijo...

Mola mucho hermana!! Pobre ser humano ese señor, a la sazón Ministro de Trabajo (más bien Ministro de Desempleo)... si hay algo bueno que está teniendo esta crisis del sistema es que a los que nos pensábamos que el trabajo dignifica y realiza, nos está enseñando que cuanto más tiempo pasemos con los que nos rodean y menos en un puesto de "laburo" pues mucho mejor, incluso aún a riesgo de obtener menos ingresos y por su puesto, "producir" menos...

Por cierto, yo en el fondo creo que es un infiltrado vuestro del Grupo Maternal en el Gobierno Zapatero, un "topo" eficiente que con los 5 millones de parados que maneja, lo que está haciendo es permitir que esos padres y madres pasen más tiempo con sus hijos!!!

Viva Don Valeriano Gómez!!! ;o))

Valores e Missão dijo...

Gracias por la lucidez y la capacidad de transmitir lo que tod@s que leemos este infeliz hablar tamaña imbecilidad querríamos decir! Ya está en mi página de Facebook ;) un abrazo

♥ meninheira ♥ dijo...

Gracias por ponernos palabras!

Un besiño

Alejandra dijo...

Nada que añadir. Solo queda divulgar.
Te enlazo.

Ana Salomón dijo...

Bravo! se puede decir más alto, pero no más claro!

La chica de las flores. dijo...

Monica, voy a compartir tu carta con los lectores de mi blog... me gustaría que no sólo fuese leída en el ámbito de la crianza...

Muy bien dicho todo.

Besitos!!

Anónimo dijo...

Yo también la comparto.
Gracias

SUsana

Mónica de Felipe dijo...

Gracias a todas por vuestros comentarios.
Ahora es importante que nos expresemos las mujeres, las madres, los seres humanos independientemente del sexo que tengamos.
Escribid en los blogs, los comentarios de los periódicos digitales, extended como la espuma la idea firme de que los seres humanos tenemos dignidad y de que no hay ningún balance de cuentas capaz de derribarla.

Natacha Sujanani dijo...

Bravo,Monica! Por supuesto, mi marido Domingo,yo y nuestro tesoro Jorge, de 10 meses lo suscribimos...Es una vergüenza que esto tenga q ser oído de boca de un político q se supone q nos representa y tiene q defender nuestros intereses...Que formación tiene este señor para hacer semejante afirmación? Espero q podamos movilizarnos y hacer q rectifique...y suscribimos tu carta y la enviamos al ministerio?

tere dijo...

desde luego este hombre lo primero se nota que no es madre ni nadie que nos entienda, mi hijo de 4 años va a un cole de educacion libre y cuando le parece bien H
emos tenido la suerte de estar juntos , de dormir juntos y lo que nos apetece ,quien es este señor para opinar de nuestros hijos? igualdad? menuda mierda

Maria dijo...

Voy a compartir tu carta entre mis contactos de Facebook. No queda nada por añadir. Totalmente de acuerdo!!un besazo

Dara dijo...

Estoy contenta chicas... me sube la adrenalina y es que ya no nos la cuelan tan fácil. Gracias por tu carta.
¡Vamos mujeres hagamos a este señor tragarse sus palabras!

Esther dijo...

Será ceporro el tio! qué se puede esperar de un ministro de trabajo con casi 5 millones de parados? como ministro malo, seguramente como persona tambien

Angel dijo...

Poco apreciado Señor Ministro: ¡Vuelva a la realidad de la calle! ¡Le necesitamos! Sabemos que está poseido por algún demonio sin escrúpulos, el mismo que le privó, seguramente, del amor materno en sus primeros años de vida. Vuelva a la cordura y dedíquese a crear empleo y no diga más gilipolleces impropias de su cargo. Deje que las madres estén donde quieran estar y que sean ellas quienes decidan lo mejor para sus hijos.

Sandra dijo...

Hola Mónica. El grupo de Facebook Madres Blogueras ha compartido el enlace de tu blog, que me ha encantado. Esta triste (prefiero no poner otro calificativo) noticia ya ha empezado a circular por internet y por el mundo de las madres blogueras. Me parece indignante que esa sea la "medida" para llegar a la igualdad, conciliacion o cualquier otra palabra de las que últimamente se usan y se han pervertido totalmente. En cuanto pueda aportaré mi granito de arena publicándolo en mi blog (estás invitada a pasarte cuando quieras) y en mi página de facebook. Un abrazo y enhorabuena por tu blog

Anónimo dijo...

Hola, he leido tu carta en Facebook gracias a que una amiga la ha colgado en su muro. Me ha gustado tanto que me he permitido compartir el enlace a esta página y a tu carta. ¿Has pensado enviarla a los periódicos para darle publicidad? ¿Es posible pedir firmas y permitir que firmemos miles de madres?
Un abrazo de una madre trabajadora.

Anónimo dijo...

me encanto !!! muy linda y real, yo agregaria si el sr ha hecho ese calculo calculando-valga la redundancia- las consecuencias d separar a un bebe de su maama o de verdad no le interesa esto ,fuerzas dde argentina
angelina

Javier dijo...

Monica chapó!!!
No sólo me encanta esta carta tan magistralmente escrita sino que suscribo cada palabra que leido.
Gracias de corazón de alguien que sabe lo que es amar y ser amado.
Con la venia, voy a compartirla ampliamente. Besos

Anónimo dijo...

Muchisimas gracias Monica por esta carta tan bien escrita, que pone palabras a la indignacion que sentimos. Yo por mi parte, comparto y difundo por los medios que puedo, y me uno a la propuesta de firmar la carta para enviarsela a este pobre ser (iba a decir animal, pero mas quisiera este tipo acercarse de lejos a la ternura que tienen las animales mama, y haberse sentido amado como cualquier cachorro animal por su mama). De nuevo gracias, y adelante con esta carta! Besos

Jesús dijo...

Gracias por tu carta, Mónica. ojalá muchas personas pensaran y sintieran como tú. y creo q no se puede expresar mejor el mensaje q transmites.

no tengo hijos y soy hombre, pero cualquier cuestión que afecte (mejor dicho, condicione)tanto al ser humano, sobre todo en su base más profunda, es algo q nos atañe a todos, lo veamos o no...

Enviaré tu carta a mis contactos. de nuevo, gracias!

misteriosa dijo...

Monica, ya que dices que es copiable, y como ya no se me ocurre nada que no hayáis dicho, la copio en mi blog.OK?

Almarel dijo...

Me ha encantado tu carta... espero que esta carta circule hasta llegar a cambiar algunas formas de pensar... ¡que parece qeu lo siguente que querrán hacer es quitarnos el placer del embarazo!
Comparto el enlace con mis contactos! (a ver si así le damos difusión).

Enrique dijo...

Desde un punto de vista pedagógico, se trata de una burrada. Queda bien claro que no tenemos Ministros/as con formación educativa.

Tengo entendido desde que entré en Pedagogía, que los/as bebés necesitan una persona de apego (padre, madre, hermano/a, etc, no importa quién), y que no es bueno que pasen de mano en mano, de cuidador/a en cuidador/a constantemente.

Dice el doctor Burton White en su libro “Los tres primeros años de su bebé”, que no recomienda la escolarización, como mínimo, hasta que el/la bebé no tenga un año de edad.

Yo, para bebés, e incluso desde antes con programas de educación prenatal, impartiría programas pedagógicos, en unión con programas de salud y educación de padres y madres, de algunas horas a la semana, y en unión con sus familiares para no separarles (lo cual es importante para bebés en contextos de alto riesgo, y lo cual, según está demostrado, fortalece el lazo mamá y papá-bebé, las madres tienden a prolongar la lactancia, el/la bebé se desarrolla mejor, y otras tantas cosas).

Pero jamás les escolarizaría sin más, y separándoles de quienes les cuidan.

Saludos.

Anónimo dijo...

mónia ...todo lo que has dicho es todo lo que hay que decir...eres un sol...virginia

JuanT dijo...

Aplausos... muchos...
Buenísima la carta..
Mándela también a los medios de comunicación.. a lo mejor alguno tiene vergüenza y la publica..

Viva la Crianza con Apego! el Amor..
Y Salud!

PequeKanguro dijo...

Estamos hartos que nos vean como a números... Nos cuentan como votos, como euros, como víctimas... Basta ya somos personas con nuestros sentimientos y necesidades y mandar a nuestros hij@s a ser cuidados por extraños desde el nacimiento debería ser lo ultimo que se le ocurra a una PERSONA. Vamos listos con estas iniciativas.

Anónimo dijo...

buenos,Me Disfruta su blog,bon trabajo, Te falta sólo un botón de traducción el resto tudo ok!
Adios
excusa mi mal espanol!

Sara Calvo González dijo...

Gracias!!!

Yo sigo esperando que sea un error, que ese señor se equivocó, que el periodista se equivocó. Qué clase de infancia habrá tenido el pobre?

Da igual lo que digan, cada vez más mujeres sabemos lo que necesitan nuestros hijos. Seguiremos luchando por el aumento de la baja maternal. Est movimiento es imparable. Ellos pueden ofrecer todas las guarderías que quieran, pero nosoras seguiremos prefiriendo mayoritariamente estar con nuestros hijos.

Tienes una sorpresa en mi blog

http://lapaluluta.blogspot.com/2011/05/premio-tu-blog-me-encanta.html

Un abrazo!

Sara

Anónimo dijo...

me encantaría que el ministro viese este vídeo de Carlos Gnzález

http://youtu.be/RW5NKMuNSHw

http://www.youtube.com/watch?v=RW5NKMuNSHw

Camino dijo...

Que bueniiiisiiimo comentario!!! Ojala llegue lejos. Que razon tienen. Cada vez creo mas que la politica es una basura!!. GRACIAS POR SER NUESTRA VOZ!!

Un abrazo

adherir dijo...

Maravillosa carta!!
Somos muchas personas que sabemos que los bebés deben estar con sus padres durante, qué menos que el primer año. Esto es imprescindible para un desarrollo sano a todos los niveles de la persona.
Yo soy madre, psicopedagoga y maestra, y siento la necesidad de luchar por conseguir que esto sea realidad, pero al mismo tiempo me siento muy impotente de ver la indefensión a la que están condenados nuestros bebés en esta sociedad.
Estoy proponiendo que creemos una Asamblea o un grupo de trabajo dentro del moviento 15M para dar difusión a este tema y exigir cambios urgentes en la política social. ¿Qué os parece?

Anónimo dijo...

Lo acabo de leer y me emociono y todo con lo directa, clara y muy educada que fuiste con este artículo. Totalmente de acuerdo. Ojalá más políticos y políticas pensaran así. Gracias

Shirma Ortiz dijo...

Hola, soy de Ecuador, y he creado una petición en esta página http://chn.ge/16ABmKo, para que se incluya la Conciliación Familiar-Laboral en el Código Laboral, por favor, pueden leerla, y ayúdenme firmando y difundiendo, en Ecuador, solo tenemos 12 semanas de permiso de maternidad, y un año de licencia por lactancia (2 horas diarias), y como madres, sabemos que esto es terriblemente insuficiente.