La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

jueves, 5 de noviembre de 2015

Toallitas caseras ecológicas y baratas


Me preocupa mucho el medio ambiente y el mundo que construimos para nuestros hijos. Me preocupa que prácticamente sea imposible encontrar toallas para la limpieza de los pequeños que no tengan sustancias más o menos dañinas para él o para el medioambiente. Sé que con una esponja y un poco de agua con jabón natural, la mayoría de las veces resolvemos la situación, pero a veces nos pilla en la calle o no tenemos posibilidad de recurrir a lo tradicional. 
Después de haber buscado y buscado toallas sin productos químicos y que fueran biodegradables, aún pagando bastante por ellas, no he encontrado una marca que me diera completa seguridad. Así que las hago yo misma. 
Un poco de agua y unas gotas de aceite vegetal (a mi me gusta mucho el de oliva virgen extra ecológico que es el que tomamos en casa) y puedes limpiar por completo la piel de tu bebé y dejarla hidratada. El papel resiste mucho más de lo que parece. Mojas la toalla y la escurres en la mano, la abres, le echas un poco de aceite y ya está lista.
Para llevarlas a la calle, puedes meterlas en una bolsa de plástico con cierre hermético o meterla en una caja de toallas. A mi me ha durado hasta tres días preparadas y listas para usar. 

Espero que te guste esta idea saludable y muy barata.