La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

jueves, 20 de octubre de 2011

Aplaudir y asentir

No lo iba a hacer. No iba a escribir el milésimo artículo sobre un pediatra (en este último libro, dos) que escriben libros sobre cómo educar niños. No lo iba a hacer porque he leído muchos artículos sobre ellos y son buenísimos. Así que iba a ahorrarme repetir lo mismo. Pero resulta que hoy ha venido ese doctor a presentar el libro a mi ciudad. Y me he dicho: hasta aquí podíamos llegar. O sea, un neurofisiólogo y pediatra que va de gira por las ciudades vendiendo libros y diciéndonos a las madres cómo tenemos que criar a nuestros hijos. 
Si solo fuera él, pase. Pero es que ahora la moda es que los expertos en algo nos digan a las madres en las consultas y fuera de ellas cómo criar a nuestros hijos: si han de dormir con los padres o no, qué hacer si lloran, si hay que cogerlos en brazos mucho o poco... Pedagogos, psicólogos, pediatras, neurólogos...y digo yo, ¿En qué asignatura de la carrera de pediatría se estudia que los niños no han de dormir con los padres? Y si la hay, si tal asignatura existe (de esta Universidad me creo todo), la darán como verdad incontrovertible o será a gusto del profesor. Porque si algo sé, es que no sé demasiado... y los demás tampoco, para ser más precisa. 
Igual te aparece un psiquiatra de familia (¿?) diciendo que Summerhill (la escuela democrática fundada por Neill en 1921) fue un fracaso rotundo y el hecho es que sigue en activo y ya han salido unas cuantas promociones de ella y, que sepamos, ni Bush, ni Husseim, ni Merkel, ni el dueño de Nike han ido a esa escuela para asegurar, así, tajantemente que la escuela ha sido un fracaso. Pero claro, como él es un psiquiatra de familia y es quien da una conferencia y está en alto, los que están debajo, sentados, aplauden y asienten con la cabeza. 
Y de eso va este artículo: de aplaudir y asentir con la cabeza. Hace poco el presidente de la asociación de psicólogos conductistas (¡!) de España aseguraba en un periódico local que a los niños había que darles un cachete para que no metieran las manos en el enchufe. Y se quedaba tan fresco. Y seguro que habría gente que pensaba lo contrario, pero al leer a un catedrático de psicología decir eso, creyeron que eran ellos los equivocados.
Para aquellos que aún tienen dudas sobre sí mismos, lo que sienten y les interesa, un dato que, quizá les relaje: los médicos de familia y los psiquiatras son los profesionales que más problemas mentales sufren. No lo digo yo. Lo dicen las estadísticas de la Organización Medical Colegial (noticia completa), parece que afectados por trastornos mentales, consumo de drogas y/o alcohol. ¡Vaya!
La próxima vez que un pediatra/psiquiatra/médico le indique que deje al niño llorar hasta desgañitarse solo en su habitación a oscuras mientras usted disfruta del televisor... piense que, quizá, está recibiendo consejo de alguien que, puede ser, necesite tratamiento psiquiátrico. 
Por un momento pensemos que en esta sociedad postmodernista todo vale: dar un cachete y no darlo, encerrar a un niño llorando de noche a oscuras en una habitación que dormirlo en brazos, contarle cuentos que doblarlo a palos... imaginemos que todo está bien y todo vale. Si es así, entonces, al menos, podríamos pedir a los "expertos" que nos dejen en paz y no avalen con títulos que, sinceramente, son más huecos que profundos, teorías que no pasan de ser meras elecciones personales (con suerte). 

4 comentarios:

Gracitata dijo...

Así es amiga, hoy mismo he estado pensando en esto mismo sobre esta visita y he llegado a la misma conclusión que tú.
Aplaudir y asentir, así es, todo vale si lo dicen los "profesionales", cualquier cosa que digan nos hará dudar de neustra capacidad como padres y como seres con raciocinio en general, nos harán dudar de nuestro instinto.
Las personas que aplauden a estos pediatras seguro lo harian igual si mañana se retracta y les dice que hay que hacer lo contrario.
Esta gente nos hace dudar de nosotros mismos...

Mónica de Felipe dijo...

Es un problema social tremendo que afecta a todos los sectores. Por ejemplo, los economistas (que no vieron venir, ni de cerca, la crisis) ahora la comentan invitados por medios y nos dan lecciones de qué hacer.
Desde luego, los títulos avalan, cada día, menos a quien los posee.
Un saludo!

Laura Martínez Hortal dijo...

Me pregunto, dónde está la intuición? y el orgullo? y la rabia? Y el raciocinio? Porque a mi no me preocupa que un titulado en lo que sea se suba a n estrado y recite el cantar de los cantares. A mi lo que me preocupa es la desconexión de los oyentes condigo mismos para no reconocer su verdad y sus propias necesidades. Para no distinguir el título con la verdadera resonancia de tu verdad con la del mensaje que recibes. La mejor receta para la crianza es INTUICIÓN. Bueno, Besos.

Mireia dijo...

Muy bueno el post. Yo leí las pàginas del libro (las famosas 40 que circulan pot internet) i escribí un post fruto de la rabia. No lo he llegado a publicar porque en frio me pareció brusco y creo, como tu has dicho, que ya hay suficientes posts muy buenos sobre el tema. Y es darle una publicidad (aunque negativa pero publicidad al fin y al cabo) que no merece.
Y si, la INTUICIÓN es fantástica y lo único que nos debe guiar. Aunque decir esto en mi profesión equivale a que se me heche encima un montón de gente... (soy psicologa y profesora)...
Un abrazo