La maternidad tranquila

La llegada de un bebé a la familia es, primero una bendición y después una oportunidad única de crecimiento. En mi segunda maternidad y mis 41 años la tranquilidad y el placer y la contemplación van de la mano. Sirva este espacio para reflexionar sobre la maternidad tranquila, sin culpas, sin expectativas, sin cargas innecesarias.
Tus aportaciones son bienvenidas, así que, si lo deseas, comparte-te, fluye y disfruta.
¡Bienvenida!

domingo, 6 de septiembre de 2009

Sobre la igualdad de la mujer y la crianza

Necesitamos más voces que reivindiquen que la igualdad de las mujeres no consiste en jugar a ser hombres. Mi igualdad consiste en ser respetada como mujer y madre. Espero que un día en este país puedan ser las mujeres quienes decidan sobre su vida y no las leyes del mercado. Adjunto un artículo publicado en El Pais que he encontrado en la web http://www.maternidadconsciente.com/

Artículo publicado en El País.com por Isabel Fernandez del Castillo el 29/07/08
Dice la ministra Fernández de la Vega que reincorporarse al trabajo después de seis semanas de baja maternal (a propósito de la decisión de la ministra de Defensa) es "un modelo a seguir". Y yo me pregunto: ¿desde qué punto de vista? Psicológicamente, y, más aún, en los primeros tiempos, el vínculo madre-bebé no es igual que el vínculo padre-bebé. Para nada. Aunque sea políticamente incorrectísimo. Lo siento.
Eso sin mencionar el pequeño detalle de la lactancia materna, que debería ser una prioridad de salud pública. Cuando estamos ante un tema de la trascendencia de la maternidad, es importante encontrar otro lenguaje para hablar de la igualdad hombre-mujer, ya que si se hace en unos términos tan lineales y reduccionistas, corremos el riesgo de dejar fuera de la ecuación al bebé, cuyas necesidades -por lo que se ve- al sistema le importan bien poco.Tener en cuenta las necesidades del bebé no significa dar un paso atrás, significa tener a todos en cuenta, incluido al eslabón más débil, el más necesitado, el que no se puede defender.
Los países más avanzados en materia de derechos de la mujer y de la infancia son también aquellos en los que la mujer juega un papel más activo, tanto social como políticamente. Suecia, por ejemplo, tiene 64 semanas de baja maternal; Noruega, 52; Dinamarca 50; Finlandia, 44. Estos países han comprobado que invertir en promoción de salud -física y mental- acaba por resultar más lógico, más justo... y a la larga más económico. Esos países sí son un modelo a seguir.En el polo opuesto tenemos a Estados Unidos, donde la baja maternal como tal no existe. Casualmente, EE UU es también el país que vive más a la defensiva, el más violento del mundo, un país donde las escuelas se han visto obligadas a instalar detectores de armas. Hoy se sabe que el vínculo madre-hijo es el sustrato de la misma capacidad de amar, de convivir. Apoyarlo o no tiene una profunda trascendencia social.No, señora Fernández de la Vega, volver a trabajar a las seis semanas de ser madre no es un modelo a seguir, es una elección personal sobre la que no opino. Pero recomendarlo públicamente... me parece que es no entender nada, y es utilizar a una ministra en concreto para dar una imagen de modernidad falsa y muy mal encaminada.

3 comentarios:

Caro dijo...

Completamente de acuerdo, Mónica.
Sabes lo que más me duele a mí? que yo voté a este gobierno, porque pensaba que las necesidades sociales estarían mejor cubiertas... Pero esta claro que la idea de progresismo no es la misma para todo el mundo, ni en todos los aspectos.
Y lo que es peor es que no sé si hay alternativa, porque me da la impresión de que las mujeres que se dedican a la política, las que se llaman a sí mismas progresistas (de cualquier partido)van en la misma línea...
http://lamamademateo.blogspot.com

Mónica de Felipe dijo...

Creo que el sistema es tan perfecto que es capaz de hacer que todos los partidos políticos se pongan de acuerdo en una sola cosa: convertir a los Seres Humanos en consumidores y/o productores. No tiene que ver con ideologías, si no con economía.
Un saludo, Caro y bienvenida a este espacio que es, desde luego, para ti.

Ileana dijo...

Absolutamente de acuerdo contigo, Mónica.
En mi blog tengo algunos artículos también en este mismo sentido, los de "El sueño de las mujeres", "Abandonar el enfoque adultocéntrico", "La Educación Infantil de 0 a 3 años"...
Esta es la clave de la lucha futura por la igualdad, o mejor dicho, por nuestro derecho a la diferencia.
Sigamos en la batalla, que es la del siglo XXI.
Un abrazo!!!